viernes, 3 de octubre de 2014

¡BUEN CAMINO!



"Buen camino". Las dos únicas palabras que sabían pronunciar perfectamente en castellano las decenas de extranjeros con los que me crucé y compartí estos días en el Camino de Santiago. Eso sí, siempre pronunciadas con una sonrisa. 

Y es que me decidí a volver a mis orígenes de senderista retomando este milenario trazado que recorre la península. Hacía años que no lo hacía, pero lo necesitaba. Necesitaba evadirme unos días del mundanal ruido y poder aclarar la cabeza. No hay mejor lugar para pensar, conocer a gente, practicar idiomas, enriquecerse culturalmente, y como no, hacer deporte que el Camino de Santiago. Y cada día durmiendo en un sitio. ¿Qué más se puede pedir?






Italianos, franceses, alemanes, canadienses, brasileños, coreanos, japoneses... pero también españoles. Muchos y de toda la geografía nacional. Y muy majos. Mientras escribo en este blog, ellos continúan caminando hacia Compostela, y sigo sus pasos a través de WhatsApp y el Facebook, porque se les echa de menos. Han sido muchas jornadas conviviendo casi las 24 horas del día, y eso hace que cojas cariño.

En Burgos retorné a Zaragoza. Con la cabeza un poco más clara, pero con morriña de los que dejaba atrás. Se había terminado mi tiempo. 

A lo largo de los años he acumulado un Camino completo y varios centenares de kilómetros de diferentes tramos. Y se que volveré. Para mí, el objetivo de esta ruta no es llegar a los pies de la tumba del Apóstol, ni tocar el mar en el antiguo fin del mundo, Finisterre (finis terrae), sino el Camino en si.


Día de niebla.

Cenando en Burgos con Cleo, Manolo, Patricia y Alberto.


Desde aquí os recomiendo esta ruta. Y si puede ser, caminando mejor que en bici. Se saborea y disfruta más. Haced la prueba: recortad vuestra cara de una foto, y colocadla sobre esta imagen. ¿Os queda bien ser peregrin@?




¡Buen camino, amig@s!










4 comentarios:

  1. Continuaras ese Camino Tomas, y lo mejor de todo......te ayudará hermano a crear tu propio camino.
    Mil bss.
    Te quiero!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que sí. Y si te quieres apuntar, ya sabes...
      Besos.

      Eliminar
  2. El camino de Santiago tiene algo que engancha. Se suelen hacer buenos amigos y te puede cambiar la forma de ver la vida. Felicidades por el blog y ¡buen camino!
    Sandra

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por seguir el blog y por comentar, Sandra. Un saludo!

      Eliminar